deco
teléfono 902 10 60 20
Buscar Toda la Web La Tienda Noticias RESOLVEMOS TUS DUDAS
La mudanza de Caravinagre: 10 años de la despedida en la antigua estación
14/07/17
Ampliar Foto
Cuarenta grados de temperatura y una estación engalanada con serpentinas y guirnaldas. Es lo que se encontraron los viajeros que llegaban a Pamplona el 14 de julio de 2007.

Los txistularis interpretaron los populares valses subidos al andén central, los más pequeños, ahora adolescentes, entregaron sus chupetes a su gigante favorito bajo la pasarela y los gigantes bailaron por última vez en la ahora vieja estación de autobuses de Pamplona.

Zaldikos y kilikis, entre tristes y alegres, tiraron confeti desde los andenes y repartieron 150 kilos de caramelos en la que había sido su casa desde 1973. Incluso algunas figuras se frotaban los ojos para contener las lágrimas. La Comparsa se despedía así, hace 10 años, de la estación de autobuses de la ciudad. Se mudaban. Y cientos de personas quisieron arroparles en esa despedida con doble significado. Por un lado hacían las maletas para trasladarse a la estación subterránea de Yanguas y Miranda. Por otro, se despedían de la multitud que les había acompañado durante los nueve días de fiestas hasta el año siguiente.

Los gigantes mostraron su cariño a los niños, se agacharon para que pudieran darles besos y les deleitaron con sus bailes, los últimos de esas fiestas. Eso sí, no se olvidaron de convocar a los asistentes a la inauguración de su nuevo hogar el próximo año.

La estación estaba abarrotada para uno de los actos más emotivos y tradicionales de las fiestas. Un evento que ha ido cogiendo peso en el programa hasta convertirse en el espectáculo multitudinario de hoy en día. Un acto que pone punto y final a más de cuarenta horas de baile durante los nueve días de fiestas.

MÁS DE 30 AÑOS EN AUTOBUSES

Caravinagre y compañía saldrían al año siguiente de su nuevo local de 500 metros cuadrados, con espacio para ensayar, duchas y vestuarios. Antaño las figuras se guardaban en los antiguos cuarteles de la calle Compañía y Merced, según dejó escrito José Joaquín Arazuri en su libro ‘Historia de los Sanfermines’. Después, se trasladaron a la estación del Plazaola, en la avenida de Conde Oliveto, hasta 1972. Ese año se derribó la estación, por lo que tuvieron que buscar un nuevo hogar para las figuras, que fueron a parar al local municipal más cercano. La estación de autobuses.

Los primeros años, las figuras no cabían por la puerta, así que los gigantes tenían que ser tumbados cada vez que se recogían y se guardaban en una sala amontonados. Además, los porteadores no tenían sitio para cambiarse por lo que lo hacían en el andén. En los 80 se realizó una obra para levantar la puerta interior, dándole más altura, y se adecuaron unos baños y duchas.

La Comparsa tiene hoy en día miles de fieles seguidores. Pero no siempre ha sido así. Esos primeros años, muy poca gente acudía a la estación. Poco a poco llegaron los chupetes, los besos de niños, el ‘adiós con el corazón’ y la danzas. Momentos ahora irreemplazables para muchas familias en San Fermín.

(DIARIODENAVARRA.ES)
Imprimir Noticia   Enviar a un amigo 
Primera FichaFicha AnteriorFicha Siguiente�ltima Ficha


Carrito de la compra
Ofertas Excepcionales
OFERTA  SAN FERMIN en Relieve
San fermin en relieve
60,00 € - 50,00 €
OFERTA  San Cernin
San cernin
80,00 € - 50,00 €
OFERTA  Rey Europeo
Rey europeo
70,00 € - 60,00 €
OFERTA  FUENTE LEON
Fuente leon
90,00 € - 80,00 €
deco
deco
El momentico
© 2018 | T 902 053 118 | atencionalcliente@elmomentico.com
deco

Uso de cookies:

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información